Análisis de coordinación del tirador

El «Diagrama de coordinación» muestra el tiempo igual a un segundo con respecto al tiempo real durante el cual se realiza un disparo a lo largo del eje X, y la desviación desde el centro del blanco a lo largo del eje Y, mientras que la curva resultante muestra la desviación media de todos las trayectorias de puntería desde el centro del blanco.

El análisis de la curva hace posible la evaluación de la habilidad de un tirador y su preparación en un momento dado.

La curva puede ser de tres tipos diferentes de la siguiente manera:

  1. Descenso suave antes del disparo real
  2. Horizontal
  3. Ascenso antes del disparo real

 

El primer y el segundo tipo de curvas son, por regla general, indicativos de un tirador en buena forma y de una sesión de entrenamiento exitosa, aunque también se debe prestar atención a la desviación de la curva desde el centro del blanco. Los principiantes a menudo producen líneas horizontales o descendentes suaves, aunque están bastante lejos del centro del blanco, esto no es indicativo de altos estándares. El tercer tipo de curva, la que tiene un ligero ascenso, relaciona la existencia de un problema durante la etapa final del tiro. En otras palabras, se muestra que el arma se desvía del centro de puntería antes del disparo.

El comienzo del ascenso de la curva casi siempre se encuentra dentro del rango de 0.3-0.2 segundos antes de que se ejecute el disparo. Está relacionado con el momento de la respuesta fisiológica de un humano. Mientras apunta y realiza los ajustes necesarios, un tirador toma una decisión y le indica a su dedo que "apriete el gatillo". El tiempo de demora entre haber tomado la decisión y ejecutar el disparo es de 0.2-0.3 segundos.

Lo mismo se observa en el blanco al realizar el análisis más simple de una trayectoria de puntería.

En el siguiente ejemplo, la trayectoria de puntería de 0.2 segundos antes del disparo real se muestra en azul, mientras que la trayectoria de 1 segundo antes del disparo se muestra en amarillo.

Es evidente que un tirador mantiene el arma bastante firme en línea con el centro del blanco durante el lapso de tiempo de 1 a 0.2 segundos antes del disparo real, pero que el arma se desvía del centro de puntería durante los últimos 0.2 segundos.

Este fenómeno puede llamarse el problema Número Uno en tiro. De hecho, es encontrado por cada tirador, desde un principiante hasta un campeón olímpico. Cuando se le pregunta, un deportista responde que su dedo no puede apretar el gatillo o que el gatillo es demasiado difícil de apretar. Otra respuesta común es que la estabilidad es buena, pero que al momento de disparar el arma se desvía del centro. La causa principal del problema radica en la pérdida de control sobre la posición del arma.

El origen del error es el siguiente:

Al disparar, un tirador debe centrar su atención en tres componentes principales: APUNTAR, APRETAR EL GATILLO y CONTROLAR LA POSICIÓN DEL ARMA. Pero, como es sabido por la fisiología y la psicología, una persona no puede enfocar efectivamente su atención en varias acciones al mismo tiempo. Una acción está bien, dos es considerablemente peor, mientras que tres y más son imposibles de controlar simultáneamente. Este es precisamente el caso con el tiro, donde hay tres elementos.

Antes de disparar, un tirador enfoca su atención en APUNTAR y CONTROLAR LA POSICIÓN DEL ARMA; después del ajuste, toma la decisión de PRESIONAR EL GATILLO, pero su capacidad de concentración es insuficiente y se ve obligado a "tomar prestado" de las acciones de APUNTAR o de CONTROLAR LA POSICIÓN DEL ARMA, más comúnmente del CONTROL DE LA POSICIÓN DEL ARMA, lo que resulta en un disparo inexacto.

Abordemos cada una de las acciones una por una para comprender mejor el problema.

EL CONTROL DE LA POSICIÓN DE LAS ARMAS es siempre la máxima prioridad. La posición del arma debe controlarse antes del disparo, en el momento del disparo y después del disparo.

APUNTAR y PRESIONAR EL GATILLO son dos acciones de prioridades competitivas cuya importancia relativa ha dado lugar a muchos desacuerdos y disputas.

La fisiología nos proporciona la respuesta a la que se debe dar prioridad.

Cuando se enfoca la atención en los músculos que trabajan (dedo), el tiempo de respuesta, en promedio, es de 0.2 segundos, mientras que enfocar la atención en el sistema del sensor (puntería) produce un tiempo de respuesta de 0.3 segundos.

En la década de 1980, se realizó el siguiente experimento con la participación de tiradores del equipo "nacional" de la URSS:

Un monitor mostraba una esfera del reloj y un punto de luz que se movía a lo largo de su periferia / circunferencia. Se pidió a los tiradores que detuvieran el punto de luz a las 12 en punto con un botón de detención. Los resultados de la prueba fueron los siguientes:

Los resultados anteriores sugieren fuertemente el hecho de que PRESIONAR EL DISPARADOR siempre es más importante.

En conclusión, la atención del tirador debe centrarse principalmente en el CONTROL DE LA POSICIÓN DEl ARMA y en PRESIONAR EL DISPARADOR con la PUNTERIA permaneciendo bajo control pasivo.

Seguir la regla anterior le permite a uno mantener el control de la POSICIÓN DEL ARMA durante la etapa final del disparo.

Me gustaría advertir contra el error más común al analizar el problema. Cuando un entrenador se entera de que el momento más favorable para un tiro es 0.3 segundos antes del tiro real, tiende a recomendar que el tirador realice el tiro un poco antes / con antelación. Sin embargo, esto no ayuda, ya que no se aborda la causa principal del error, es decir, la pérdida de control sobre los músculos que mantienen el arma en posición.

Por lo tanto, si ve que la curva en el gráfico es ascendente, la conclusión clave y un consejo es que debe tratar de controlar la posición del arma antes y durante la ejecución de un tiro.

Alexander Kudelin